martes, 4 de octubre de 2011

La "Mesa del ruido"

NOTA DE PRENSA

Ya en enero de 2010 desde nuestra Asociación proponíamos una Comisión o mesa de negociación como espacio de diálogo y acuerdos para dar respuesta efectiva a los ruidos nocturnos. Y nos preguntábamos: ¿Es posible la creación de un espacio de diálogo para la aportación de ideas, toma de acuerdos y su puesta en práctica, que solucionen el gravísimo problema del ruido nocturno en las zonas residenciales, mediante la colaboración Ayuntamiento-asociaciones afectadas?

Las dificultades que algunas zonas de Cáceres tienen para que sean atendidas sus peticiones en materia de ruido son conocidas por la mayoría de los ciudadanos y por supuesto por la Corporación Municipal. Lo cierto es que seguimos anclados en el mismo estado de incumplimientos y emisión de ruidos insoportable para las personas que habitamos la zona de La Madrila-Peña del Cura desde hace muchos años. Ahora se ha acudido a otra estrategia que es: Hagamos una mesa del ruido, donde sentemos a hosteleros y vecinos. Nosotros desde que se hiciera pública tal propuesta municipal nos hemos opuesto a la medida, por estéril y falta de sentido común. Son las autoridades, en su condición de poder ejecutivo, las que tienen que hacer cumplir la normativa a los hosteleros que la incumplen, no los vecinos. Nosotros sólo nos podríamos sentar con el Gobierno municipal. Por eso cuando la semana pasada a través de la Asociación Cacereños Contra el Ruido, que no del Ayuntamiento, tuvimos conocimiento de la reunión a celebrar el día 22 con representantes municipales, acudimos a la cita. La sorpresa fue encontrarnos en esa convocatoria con miembros de la hostelería, cuando se nos había asegurado que sólo se había convocado a miembros de asociaciones, por lo que nos vimos obligados a abandonar las dependencias municipales.

Ya por vieja y manida, la reiteración de denuncias y manifestaciones en contra del ruido y la opuesta postura de las autoridades municipales en eludirlas con declaraciones en las que se da a entender que se mejorará la situación, seguimos en este círculo repetitivo y mareante sin solución. Y así los bares siguen incumpliendo la Ordenanza y la Orden sobre horarios y los residentes en zonas residenciales convertidas artificialmente en lugares de diversión, no podemos descansar, con los consiguientes peligros para nuestra salud y la agresión continuada a nuestra intimidad. Esta situación de burla a las normas y a las autoridades es lo que debe afrontar el Ayuntamiento (sin olvidar la competencia estatal o autonómica) con vocación decidida de erradicarlas.

Nosotros proponemos que, si el Ayuntamiento de nuestra ciudad tiene la intención de dar respuesta válida a estos desmanes, se constituya una mesa de diálogo con los grupos afectados para tratar de las posibles medidas a aplicar, acordarlas y llevarlas a efecto y para su mayor efectividad establecer vías de seguimiento para encauzarlas hacia la mejor solución. Aportamos esta iniciativa además de para el fin expuesto, para hacer realidad esa participación ciudadana que el Ayuntamiento dice apoyar, pero no para enfrentarnos a los causantes de la contaminación acústica que sufrimos.

En Cáceres a 27 de septiembre de 2011

EL PRESIDENTE

José Carlos Fraile